“Chorizo de rueda”modificación en Ley Urgente Consideración

rochatotal//Ricardo Méndez Molina.

Una iniciativa del Diputado Alejo Umpiérrez, presentada en mayo del 2016, se transformó en ley, la misma en definitiva venia a regularizar, dentro de un marco legal, la fabricación y venta del conocido “chorizo de rueda”. Esto se aprobó en el Parlamento en agosto de 2019, con la  Ley Nº 19.782.”PRODUCTOS CÁRNICOS EMBUTIDOS ARTESANALES”.Se presenta una modificación en el articulado.

Umpiérrez expresó a rochatotal , en aquel momento,que ésto ” termina con una hipocresía legal de algo que estaba prohibido por Ley, pero que no respetaba nadie..” agregando, “ahora habrá garantías en la salud pública ya que estará sometido a los controles bromatológicos, se va a favorecer la lucha contra el abigeato porque se podrá controlar la procedencia de la carne y hasta el Estado podrá recaudar más a través del IVA..”

También hacía referencia a “las condiciones para su producción y comercialización serán establecidas por el Instituto Nacional de Carnes (INAC)tanto el control como la sanción en una reglamentación que se deberá realizar en el plazo de 90 días de promulgada la Ley” ;también que “El Laboratorio Tecnológico del Uruguay realizará las investigaciones y los estudios necesarios para mejorar las técnicas de elaboración de los productos referidos…”( ver http://rochatotal.com/2019/09/05/productos-carnicos-embutidos-artesanales/ )

La  LUC,(Ley de urgente consideración) propone cambiar el primer artículo de esta ley. En la actual ley el primer artículo dice: “Autorizase a las carnicerías de corte en todo el territorio nacional la elaboración de productos embutidos con carne fresca (chorizo carnicero artesanal). Encomiéndese al Poder Ejecutivo en un plazo de noventa días a partir de la promulgación de la presente ley, con asesoramiento previo del Instituto Nacional de Carnes, la redacción del protocolo técnico a seguir por los órganos competentes en materia de habilitación e inspección de locales de carnicerías que los elaboren. Queda prohibida su venta al por mayor, distribución y su exportación”.

Con el cambio en la ley de urgente consideración quedaría narrado así: Artículo 1º.- “Autorizase a las carnicerías de corte en todo el territorio nacional la elaboración de productos embutidos con carne fresca (chorizo carnicero artesanal). Encomiéndese al Poder Ejecutivo en un plazo de noventa días a partir de la promulgación de la presente ley, con asesoramiento previo del Instituto Nacional de Carnes, la redacción y/o modificación del protocolo técnico a seguir por dicho Instituto en su carácter de órgano con competencia atribuida en materia de habilitación e inspección de locales de carnicerías que elaboran los productos indicados en la presente disposición”.

La redacción, leyendo rápidamente en muy parecida. Lo cierto y lo medular, en esencia, es que se busca darle la potestad al Instituto Nacional de Carnes para inspeccionar y habilitar a los locales que comercializan los productos. Cosa que corresponde.

Según  fuentes del MGAP que ingresa, hoy cualquiera vende  chorizos fabricados caseros. Sobre todo el denominado “chorizo de rueda”, que según indicaron, es el que se vende en mayor cantidad en el interior del país. Sin embargo, estos embutidos son la principal forma de comercializar la carne robada, o animales faenados particularmente.

Si bien hay carnicerías que cumplen con todos los requisitos legales, lo que se busca con esta ley, es tratar de regularizar ese mercado, pero no quitar la posibilidad a aquellos comerciantes que trabajan bien. “Es muy importante a la hora de cerrar las cuentas de una carnicería poder hacer chorizos”, indicaron.

Una de las cosas que resaltaron las fuentes, es que la ley pretende velar por la salud de la población. “Los que hacen las cosas mal, le meten cualquier cosa. Desde un perro hasta cualquier cosa. Entonces vamos a regularizar esto, para que la gente sepa lo que come. Cuidar la salud”, esta modificación  plantea ser menos flexibles y aumentar las exigencias. Esta ley pretende regularizar ese mercado, con un enfoque en garantizar la inocuidad del producto y reducir la fabricación de carne mal habida, y además continuar contra la lucha de la delincuencia y el abigeato.