A los 97 años falleció Carlos Julio Pereyra.

rochatotal//Ricardo Méndez Molina.

El nombre Carlos Julio Pereyra es para el Partido Nacional un símbolo de conducta política, un actor  comprometido  en la lucha por la democracia y las libertades, que cruzó la frontera de los partidos.

Un caudillo que antes de irse ve  a su Partido Nacional, de nuevo en el gobierno, como en 1958, 1962 y 1989. Es de destacar que más allá de algunos quebrantos de salud, mantuvo hasta el final una lucidez extraordinaria y una vocación política intacta.

Nacido en Rocha en 1922, Carlos Julio Pereyra tuvo el privilegio de ser protagonista de buena parte la historia política del país. En su juventud fue maestro y profesor de Historia. Se hizo blanco por mandato de sangre. Su padre, Juan Elías Pereyra, luchó en 1904 bajo las órdenes de Juan José Muñoz, el jefe político de Maldonado y hombre de la mayor confianza de Aparicio Saravia. Con el estudio de la historia, reafirmó sus convicciones.

Comenzó a militar en 1951 en el nacionalismo independiente junto a Javier Barrios Amorín, con quien fundó el Movimiento Nacional de Rocha. Accedió a su primer cargo público en 1958 cuando resultó electo para integrar el Consejo de Administración Departamental de Rocha; eran los tiempos del colegiado. En 1963 accedió por primera vez a una banca de diputado y desde entonces jugó un rol fundamental en el Parlamento, tanto en la Cámara Baja como en el Senado. En 1971 integró como candidato a la vicepresidencia la histórica fórmula presidencial que encabezó Wilson Ferreira Aldunate. Al retorno de la democracia, en 1985, volvió a ser electo senador y renovó su banca hasta 2005.


Durante la dictadura militar integró el triunvirato que se ocupó de dirigir al Partido Nacional en la clandestinidad hasta el año 1983, junto a Dardo Ortiz y Mario Heber.
En 1978, Pereyra fue uno de los objetivos del atentado con los vinos envenenados, en el que murió la esposa de Heber, Cecilia Fontana.Entre 2008 y 2009 presidió el Directorio del Partido Nacional en sustitución de Jorge Larrañaga, quien había renunciado para ser candidato a la Presidencia.
Entre 2008 y 2009 presidió el Directorio del Partido Nacional en sustitución de Jorge Larrañaga, quien había renunciado para ser candidato a la Presidencia. Su última participación política fue para respaldar al electo candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou.