Gases lacrimógenos contra la marcha del clima de París

 

 Agentes antidisturbios disuelven con gases lacrimógenos la marcha 'no autorizada' del clima en París.

 

Más de 500 agentes antidisturbios disolvieron la marcha "no autorizada" del clima de París con gases lacrimógenos, entre gritos de "¡Libertad, libertad, libertad!" y "¡Estado policial!". Más de 200 personas personas, en concreto 289, fueron detenidas, según la Prefectura de Policía de París.

El cerco a la Plaza de la República, donde se llegaron a congregar más de 3.000 manifestantes pese a la "prohibición" expresa durante la cumbre del clima por razones de "seguridad", se prolongó durante más de dos horas y acabó en una batalla de campal, cuando decenas de manifestantes anarquistas y libertarios lanzaron contra la policía los zapatos que habían sido usados horas antes en una protesta "silenciosa".

El forcejeo de la Plaza de la Repùblica, precedido de una celebración pacífica ante el monumento donde se está instalado el altar callejero por las 130 víctimas de los ataques terroristas de París, ha servido de preámbulo a las dos semanas que prometen ser especialmente tensas.

 

 

 

Pares de zapatos colocados simbólicamente en la Plaza de la República. REUTERS

"No nos van a silenciar porque es el momento de elevar nuestras voces", alegaba Margaux Metayer, con su sabroso cartel (Vegan for the Planet), arropada por una troupe de la Universidad de la Sorbona.

Sarah Galiama, que llegó desde Bélgica en bicicleta, se paseaba con su disfraz de musa de la república, con un original añadido: 'Libertad, Igualdad, Fraternidad y Permacultura'.

"¡No sois marionetas!", proclamaba entre tanto una marioneta gigante que se asomaba descaradamente un pecho, como invitando a los manifestantes a la promiscuidad ecológica.

Y todo ante los ojos de decenas de policías que vigilaron en un principio de lejos las protestas, a pesar del "prohibido" que pesa sobre las manifestaciones y "eventos al aire libre" durante las dos semanas de la cumbre del clima, que el lunes reunirá a más de 170 mandatarios mundiales en París.

"Urgencia ecológica: salir del capitalismo", se leía en la pancarta roja y negra de la Alianza Libertaria. "Vivimos en un estado policial y han aprovechado los ataques para silenciar", se lamentaba el libertario Jacques Artrand. "El miedo ha hecho mella y somos menos lo que se esperaba, pero no nos van a callar".

'¡No, nos moverán!'

Lo que empezó como una celebración festiva fue evolucionando hacia una manifestación en toda regla, a lo largo y ancho de la Plaza de la República y a los gritos desafiantes de "¡No nos moverán!".

La tensión fue a más a lo largo de la mañana y estalló con el enfrentamiento directo de grupos anarquistas con los antidisturbios, entre un coro unánime de "¡Libertad, libertad, libertad!" y "Estado de Urgencia Climática".

La policía disolvió la manifestación con gases lacrimógrenos a los gritos en medio de gritos de "¡Estado Policial!". Más de 500 agentes antidisturbios acordonaron la Plaza de la República en una demostración de fuerza y como anticipo de lo que le espera a París en las próximas dos semanas.

El presidente francés, François Hollande calificó hoy de "escandalosos" los disturbios. "Nosotros sabemos que hay elementos alborotadores, que por cierto no tienen nada que ver con los ecologistas", afirmó en Bruselas, donde participó de la cumbre entre la Unión Europea (UE) y Turquía. Algunos solamente están in situ para perturbar, consideró Hollande. Por esa razón las autoridades impusieron arresto domiciliario en algunos casos, indicó.

Manifestaciones en todo el mundo

Junto a la de París, cientos de ciudades se han unido por todo el mundo a las Manifestaciones del Clima, desde Australia hasta Madrid, en donde los ciudadanos reclaman a los políticos que mañana se reunirán en la capital francesa que establezcan acuerdos contra el cambio climático.

La de Londres, con 50.000 personas, ha sido una de las manifestaciones más numerosas de las 2.300 realizadas en 175 países este domingo que han movilizado a 570.000 personas en todo el mundo, según las primeras estimaciones proporcionadas por sus organizadores, la Alianza por el Clima, un conjunto de 400 organizaciones de distinta naturaleza (ecologistas, sociales, sindicalistas, religiosas y solidarias).

"Esta cifra es aún provisional y puede aumentar con otras marchas todavía por realizar en la Ciudad de México, Ottawa y Vancouver, que pueden llevar a sumar un total por encima de los 600.000 participantes", han señalado desde la ONG Avaaz.

En Madrid, como en Roma, unos 20.000 ciudadanos salieron a las calles para pedir medidas que aceleren la transición hacia un modelo energético no contaminante. Según el director de Greenpeace España, Mario Rodríguez, la Marcha de Madrid es un «buen ejemplo» de que la sociedad española está despierta frente al cambio climático, según informa Efe. «El tiempo se acaba, pero se puede solucionar. Somos optimistas, pero tenemos que ir rápido porque el tiempo corre en contra de esa solución», reclamaba Rodríguez.

Los ciudadanos piden un cambio de modelo energético y presionar a los líderes políticos para que actúen. Además, reclaman a los dirigentes mundiales que en 2050 toda la energía sea 100 por 100 renovable.

Fuente El Mundo.

banner Foro Social Rocha

Social

Comunícate con nosotros

twitter