Castro y Obama decididos a avanzar pese a sus diferencias

Raúl Castro levanta el brazo de Barack Obama, al final del encuentro en el Palacio de la Revolución..

Los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, ratificaron este lunes 21, durante su primer encuentro oficial en La Habana,  su decisión de avanzar hacia una relación normal entre los dos países, pese a sus grandes diferencias en temas como democracia y derechos humanos.

Obama llegó a esta capital en la tarde del domingo 20, acompañado de su familia, y bajo una pertinaz llovizna realizó un breve recorrido por el centro histórico de Habana Vieja que finalizó en la antigua catedral capitalina. Allí se reunió con el cardenal Jaime Ortega, a quien agradeció su participación en el proceso de restablecimiento de relaciones culminado en julio del año pasado.

Ese gesto fue considerado muy significativo por sectores cercanos al catolicismo cubano. “Creo que también está reconociendo el papel desempeñado por la Iglesia Católica en la sociedad cubana y la solución a problemas relacionados con los derechos humanos”, comentó a IPS el profesor de historia de las religiones Enrique López Oliva.

“No vemos a Cuba como una amenaza para Estados Unidos y estamos escribiendo un nuevo capítulo en las relaciones”, señaló Obama en declaraciones al finalizar la reunión con Castro. El mandatario visitante consideró que pese a las dificultades se está avanzando en la cooperación en distintas áreas, como salud, ambiente y el combate al tráfico de drogas.

Al defender su visión sobre democracia y derechos humanos, Obama indicó que el impulso humano a la libertad es un deseo universal y el objetivo de dialogar sobre este tema no es dictar a Cuba cómo debe gobernarse sino tener una conversación franca y honesta y aprender unos de otros. “Tampoco es el único tema a debatir”, agregó.

Los enfoques opuestos entre La Habana y Washington han sido motivo de fuertes enfrentamientos bilaterales en organismos internacionales. No obstante, figuró entre los primeros asuntos a tratar y se ha mantenido como un punto recurrente durante las negociaciones en busca de la normalización de los nexos diplomáticos.

Incluso delegaciones de los dos países se reunieron con ese objetivo el 31 de marzo de 2015, en Washington, y se prevé que una nueva cita se realice este año en la capital cubana.

Integrantes del batallón de la guardia de honor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba aguardan la llegada del presidente estadounidense, Barack Obama, al Palacio de la Revolución, para un encuentro con el mandatario Raúl Castro, el lunes 21, en La Habana. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Ante una pregunta sobre la existencia de presos políticos en el país, Castro pidió que le hicieran llegar un listado de personas encarceladas para liberarlas de inmediato.

En la víspera, apenas horas antes del aterrizaje de Obama,  fuerzas policiales efectuaron numerosos arrestos entre disidentes que acompañaron a las Damas de Blanco, grupo opositor de mujeres que marchan cada domingo, tras asistir a la misa católica en un barrio capitalino.

Fuentes opositoras indican que esas fueron detenciones temporales, una práctica que se ha hecho habitual según activistas humanitarios. En vísperas de la visita del papa Francisco, en septiembre,  el presidente Castro excarceló a 3.522 reclusos que purgaban condenas por distintos delitos. El gobernante anfitrión defendió la dimensión amplia de los derechos humanos en su país, que incluye, entre otros, salud, educación y seguridad social para todos los ciudadanos.

“No es justo, no es correcto, que se tomen los derechos humanos como motivo de confrontación política”,  consideró en el intercambio de ambos presidentes con la prensa en el Palacio de la Revolución, al final de su encuentro, en el primer día de visita oficial de Obama, que culmina este martes 22.

La agenda del inquilino de la Casa Blanca incluyó en la tarde un encuentro con empresarios estadounidenses y cubanoamericanos, además de representantes del sector estatal, cooperativo y privado de Cuba.

Grupos de personas se apostaron espontáneamente al paso de la comitiva del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por las avenidas de La Habana, en sus diferentes recorridos durante su visita oficial a Cuba, como en esta ocasión por la calle Línea, del barrio de Vedado, el lunes 21. Fuente: Patricia Grogg/IPS

 

banner Foro Social Rocha

Social

Comunícate con nosotros

twitter