Troles, bots y fisgones en Internet amenazan la democracia en el mundo

rochatotal.

NACIONES UNIDAS, 5 nov 2019 (IPS) – Utilizando ejércitos de fanáticos, troles y bots que actúan en las redes, los autoritarios y populistas del mundo utilizan cada vez más Internet para ahogar a los opositores y abatir la opinión pública y las elecciones a su manera, según un nuevo estudio.

El informe Libertad en la Red, compilado anualmente por Freedom House, un grupo de investigación financiado por el gobierno de Estados Unidos, confirma los temores de muchos activistas en línea y pinta un retrato sombrío de cómo Internet está presionando a las democracias.

El documento de 32 páginas, publicado este martes 5 y titulado “La crisis de las redes sociales” encontró que más de la mitad de los 3 800 millones de usuarios de la red vive en países que censuran Internet y utilizan progubrnamentales troles (provocadores anónimos) y bots, los robot que masifican mensajes, con el fin de manipular el universo en línea.

El presidente de Freedom House, Mike Abramowitz, advirtió sobre la propagación de información y desinformación en línea antes de las elecciones en 24 países el año pasado. El grupo evalúa la libertad en Internet en 65 países que albergan a 87 por ciento de los usuarios digitales en el mundo.

“Los gobiernos están descubriendo que en las redes sociales, la propaganda funciona mejor que la censura”, dijo Abramowitz en un comunicado.

“Autoritarios y populistas de todo el mundo están explotando tanto la naturaleza humana como los algoritmos informáticos para conquistar las urnas, criticando las reglas diseñadas para garantizar elecciones libres y justas”, añadió.

Los investigadores descubrieron que los funcionarios habían trabajado con hombres famosos, titanes de negocios y “mobs en línea”, los entes semiautónomos utilizados para difundir “clickbait”, los cibercebos con que se difunden teorías de conspiración y memes engañosos para las llamadas “audiencias de eco marginal a la corriente política”.

La investigación destaca a Brasil, donde la victoria en las elecciones presidenciales de Jair Bolsonaro en octubre de 2018 fue precedida por noticias engañosas, rumores contra los homosexuales e imágenes falsas que los fanáticos del ahora presidente de extrema derecha difundieron a través de YouTube y WhatsApp.

En Egipto, el gobierno de Abdel Fattah al Sisi bloqueó unos 34 000 páginas web para sofocar los debates sobre si se debería permitir que presidente mantenga el poder hasta fines de 2030 antes de un referendo abril, según el informe.

Cientos de miles de troles difundieron noticias falsas en las redes para atraer a los electores hacia los dos partidos principales en las elecciones de abril y mayo en India este año, agrega. Mientras tanto, según el estudio, la aplicación  NaMo del primer ministro Narendra Modi trasladaba los datos de los usuarios hacia una empresa privada de análisis.

Las dos mayores potencias económicas del mundo, Estados Unidos y China, son objeto de un escrutinio especial.

En Estados Unidos, al igual que en las elecciones presidenciales de 2016 que llevaron al poder a Donald Trump, los troles difundieron la “desinformación” durante la campaña de las elecciones legislativas de medio período de noviembre de 2018 y durante el proceso de confirmación para el magistrado  Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de Justicia.

Mientras tanto, los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos exigen cada vez más el acceso a los teléfonos móviles y las computadoras portátiles de los visitantes y husmean en las redes sociales de los inmigrantes, en una actuación con “poca supervisión o transparencia”, dice el informe.

China sigue siendo el “mayor abusador del mundo en cuanto a la libertad de Internet”, un título que ha mantenido durante cuatro años consecutivos, y donde una falange de comentaristas en línea, conocida como el Ejército de los 50 Centavos, promueve los mensajes del gobierno por Internet y las redes.

Beijing incrementó la represión a los usuarios de la web antes del 30 aniversario de la masacre de la Plaza Tiananmen, el 15 de abril, y la endureció aún más ante las continuas protestas antigubernamentales en Hong Kong, destaca el informe.

Adrian Shahbaz, director de investigación del grupo para tecnología y democracia, advirtió que incluso los gobiernos de países con economías más pequeñas pueden permitirse ahora contar con “programas avanzados de vigilancia de redes sociales” a gran escala.

A fines de octubre, Facebook demandó a NSO Group, una empresa de vigilancia israelí, por usar el servicio de mensajería de WhatsApp para piratear los teléfonos de unos 1 400 disidentes, periodistas, diplomáticos, funcionarios y otros sectores para sus clientes, donde destacan gobiernos y agencias de espionaje.

“Las herramientas de espionaje de big data (grandes volúmenes de datos) se están abriendo camino alrededor del mundo, mientras antes se reservaban para las agencias de inteligencia más poderosas del mundo”, dijo Shahbaz. “Incluso en países con considerables salvaguardas para las libertades fundamentales, ya hay informes de abuso”.

Los investigadores señalaron que funcionarios en 47 países, armados con herramientas muy sofisticadas en espionaje dentro del universo digital, habían arrestado a usuarios de la web entre junio de 2018 y mayo de 2019 por publicar mensajes en línea de carácter político, social o religioso.

“El futuro de la libertad en Internet se basa en nuestra capacidad para arreglar las redes sociales” a ese respecto, dijo Shahbaz.

“Debido a que se trata principalmente de plataformas estadounidenses, Estados Unidos debe liderar la promoción de la transparencia y la rendición de cuentas en la era digital. Esta es la única forma de evitar que Internet se convierta en un caballo de Troya para la tiranía y la opresión”, concluyó.