Chile dio un giro a la izquierda, Bachelet tendrá segunda vuelta

Las candidatas a la Presidencia de Chile Michelle Bachelet, de la opositora Nueva Mayoría, y Evelyn Matthei, de la derecha oficialista, se enfrentarán en segunda vuelta el próximo 15 de diciembre, de acuerdo a la tendencia que muestra el escrutinio oficial de los comicios celebrados este 17 de noviembre.

La ex -mandataria Bachelet lidera los resultados con el 46,68 %, en tanto que la conservadora Matthei consigue el 25,01 %, según los datos entregados por el Servicio Electoral (SERVEL) se necesitaba el cincuenta más uno para ganar, la segunda vuelta será el 15 de diciembre. Bachelet dijo que “sabíamos que era difícil ganar” y Matthei aseguró que “las puertas de esta candidatura están abiertas para todos”.

Después de Bachelet y Matthei aparecen en intención de voto el candidato populista de derechas Franco Parisi y el presidente del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami (PRO), aseguró que “Michelle Bachelet va a ganar en segunda vuelta. La derecha dura fue derrotada. No hay posibilidades de que gane”. Una primera reflexión que proyecta los datos electorales es que en estas elecciones Chile dio un giro a la izquierda.

Un total de 13,5 millones de ciudadanos estaban convocados a las urnas en las primeras elecciones presidenciales y parlamentarias de la historia del país en las que la inscripción en el censo es automática y el voto es voluntario.

Si bien las caras más visibles del movimiento social y estudiantil llegan al Congreso; se trata de Camila Vallejo y Karol Cariola, del Partido Comunista; Giorgio Jackson, de Revolución Democrática, y Gabriel Boric, de la Izquierda Autónoma. Todos alcanzando la primera mayoría en sus respectivos distritos, la mayoría de los ex dirigentes el 80 por ciento de los diputados fue reelecto, con lo cual la renovación política en el parlamento a quedado postergada. Nueva Mayoría la coalición de Bachele tendrá mayoría parlamentaria, un fenómeno distinto a la primera vez que la ex mandataria llego a la Moneda.

Los casos bien simbólicos del Chile de los últimos 3 años, es el triunfo de Camila Vallejo, quien logró el primer lugar en el distrito 26, de La Florida, con el 43% de los votos, donde postuló con el apoyo de la Nueva Mayoría. El otro ex dirigente del movimiento estudiantil que también logró un escaño en la Cámara, fue el ex presidente de la FECh en 2012, Gabriel Boric, quien alcanzó el primer lugar en el distrito 60, de Magallanes con el 26% de los votos.

El Partido Comunista que por primera vez integra la coalición Nueva Mayoria (antigua Concertación) logró algo histórico desde el regreso a la democracia: pasó de tres diputados a seis.

Participación en elecciones presidenciales y parlamentarias fue muy por debajo de lo esperado, por los propios partidos políticos y todas las encuestadoras de opinión. La participación se cifra hasta el momento en 6 millones en un total de 13 millones de electores en el padrón. Por primera vez el votar era voluntario. la concurrencia a las urnas no alcanzó al 60% de los ciudadanos inscritos para votar. Participaban 9 nueve candidatos a la presidencia.

Para Sergio Bitar de Infolatam Bachelet “recibió ataques persistentes de la derecha, acusaciones de ser responsable de muertes durante el terremoto y tsunami de 2010, y criticada persistentemente por los otros ocho candidatos, por lo que hizo o no hizo en su mandato….Su estilo no confrontacional e integrador, sensible a las necesidades de los sectores de menores ingresos, cercano, responsable y no populista, su capacidad y sus propuestas podrían explicar en parte la amplia confianza que genera.” (…) La Nueva Mayoría no cuenta con los votos en el Parlamento para aprobar las llamada leyes orgánicas constitucionales (como la de educación, cuya reforma requiere de un quórum de 4/7), menos para aprobar reformas constitucionales, sin acuerdo con la oposición. No está claro si tras la enorme derrota sufrida, los parlamentarios de derecha se atrincherarán o facilitarán acuerdos.

Pero hay un hecho cierto: Chile tiene la posibilidad de abrir nuevos caminos hacia una sociedad más igualitaria e inclusiva, una democracia más participativa y una economía con mayor nivel tecnológico y educativo. Son aspiraciones compartidas en America Latina. El liderazgo de Bachelet, la responsabilidad de los partidos y el respaldo ciudadano se pondrán a prueba en esta nueva etapa.

Fuente:ONDA DIGITAL